Padres eran los de antes

May Pierstorff

May Pierstorff

Cuando May Pierstorff, de 5 años, pidió visitar a su abuela, sus padres no tenían problema en enviarla, pero eran renuentes a comprar un billete de tren, así que la enviaron por correo.

El 19 de febrero de 1914, los padres de May se presentaron en la oficina de correos en Grangeville, Idaho, y propusieron enviar un paquete postal a Lewiston, a unas 75 millas de distancia (unos 120 kilómetros). El empleado del correo encontró que el “paquete” estaba justo debajo del límite de peso de 50 libras, por lo que dio un guiño al plan paterno y clasificó a la pequeña May como un bebé pollito; entonces adjuntó 53 centavos en sellos a su abrigo. May pasó todo el viaje en el compartimiento del correo del tren y fue entregada a sus abuelos en Lewiston por el empleado de correo Leonard Mochel.

Ay… ya los veo diciendo que esto es todo un invento mío o que me creo cualquier cosa que leo por ahí. Pues bien, como siempre, verifiqué la información y encontré que es fidedigna. En el artículo Precious Packages – America’s Parcel Post Service (Paquetes Preciosos – Servicio de Correos de América) del National Postal Museum pueden chequearlo por ustedes mismos.

Lo dicho: ¡Padres eran los de antes!

De “presencias destacadas” y ausencias infinitas.

expos-catalogo-web-fin

El presidente norteamericano Barack Obama se encuentra en estos momentos, de visita en Argentina. El patético presidente argentino ha hecho todo lo posible para demostrar su absoluta sumisión al gran poder del norte, en lo que para mí ha sido una muestra casi inigualable de patetismo político y humano. Pero no es del inútil y vergonzoso mandatario argentino del que quiero decir algo, sino que quiero traer aquí algo que dijo el Premio Nobel de la Paz 2009. En un conferencia de prensa en ese país donde se encuentra de visita, Obama dijo que visitaría las tumbas de los héroes que lucharon contra la dictadura militar argentina. Por un lado, el término “héroes” que tanto les gusta usar a los gringos, le debe haber caído como una patada en el hígado a más de un fascista recalcitrante (que en Argentina hay, y muchos); pero peor nos cayó al resto el uso de la palabra “tumbas”. En Argentina no hay “tumbas” porque nunca pudieron enterrarse los cuerpos de esas personas que —equivocadas o no, eso es otra discusión— lucharon contra la dictadura militar. En Argentina hay 30.000 desaparecidos; lo cual es algo bien diferente.

En el año 2010 e fotógrafo Gustavo Germano presentó, bajo el nombre de “Ausencias” una obra en homenaje a la gente que desapareció en Argentina y Brasil durante la dictadura militar. Reconstruyó fotografías de los álbumes de 25 familias mucho tiempo después de haber sido realizadas, exactamente, en los mismos lugares en los que fueron tomadas. Estas personas no tuvieron ni tienen “tumbas”, mal que le pese al presidente del país que apoyó e impulsó al gobierno militar argentino de aquella época. Obama debería saberlo, supongo; pero eso demuestra lo iluso que suelo ser a veces. De todos modos, no está de más decirlo una y otra vez: no hay tumbas, hay desaparecidos; no hay presencias, sino ausencias. 

Aquí una galería del trabajo de Gustavo Germano. Para ver las imágenes en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas.

Todos somos terroristas

pano

La Triple Frontera

Bajo mis pies, Argentina; enfrente, a la derecha, Brasil, a la izquierda, Paraguay.

La Triple Frontera es un sitio peculiar; los ríos Paranà e Iguazú la delimitan de manera natural entre tres países latinoamericanos: Argentina, Brasil y Paraguay. Es un sitio de intercambio constante de comercio y turismo en medio de la selva tropical y sí, algo de contrabando, pero nada en demasiada escala, sólo pequeños comerciantes que van a Paraguay a comprar a precios económicos para luego vender esos productos en sus negocios obteniendo un poco más de margen en sus ganancias.
La Triple Frontera es también el sitio donde se encuentra el acuífero Guaraní, uno de los mayores reservorios de agua dulce del planeta con casi 12.000.000 de kilómetros cuadrados; es decir, una superficie mayor que toda Europa. Quienes parecen tener un especial interés en el acuífero es el Departamento de Estado de Gringolandia y es por eso que han contratado a Katrhyn Bigelow la panfletaria directora de la panfletaria Zero Dark Thirty y que trabaja estrechamente con el dicho Departamento de Estado. La idea es proclamar (como ya lo están haciendo desde hace algunos años) que en la Triple Frontera se encuentran trabajando células de Al Quaeda. Ideas absurdas como ésta no son raras en el norte del continente; lo que sí me parece extraño es que tanta gente esté dispuesta a creer en delirios mayores que la mayor de las teorías conspirativas, pero así es el poder de la publicidad y de la manipulación mediática.
A Katrhyn Bigelow se le denegó el permiso para filmar en la Triple Frontera, pero a ella y a sus jefes eso no les importa demasiado; ya ha dicho que va a filmar la película en cualquier otra locación. La máquina de propaganda no se detiene, ni siquiera cuando esa propaganda se apoya en el absurdo más grande y delirante en que pueda pensarse.

Contradicciones sistemáticas

Todos los países, en mayor o menor medida sufren de eso que suele llamarse contradicciones del sistema. Eufemismo que muchas veces suele esconder el más vulgar de los sinsentidos. La organización Moms Demand Action (Mamás que demandan acción) ha lanzado una serie de avisos gráficos que aprovecha esto para poner de relieve que algunas cosas, en la Gran Democracia del Norte, van un poco más allá del absurdo.

MDA 01 Uno de los  niños sostiene algo que ha sido prohibido en los Estados Unidos para protegerlo. 

Adivine cuál.

El subtítulo dice: No queremos vender huevos de chocolate Kinder por la seguridad de los niños. ¿Por qué no hacemos lo mismo con las armas de asalto?

MDA 02

Uno de los  niños sostiene algo que ha sido prohibido en los Estados Unidos para protegerlo. 

Adivine cuál.

Mantenemos a Caperucita roja fuera de las escuelas debido a la botella de vino que lleva en la canasta. ¿Por qué no hacemos lo mismo con las armas de asalto?

Querida, llegó el hombre de la casa…

tumblr_lctcvh5RwJ1qao1t8o1_500 ¿Dónde se puede golpear a su esposa?

La respuesta es geográfica. No puede hacerlo en Pittsburgh, pero cierto castigo marital a sido autorizado en Canadá y Chicago.

Revisar publicidades y publicaciones viejas tiene su encanto. Ya alguna vez subí  una entrada sobre viejas publicidades de cigarrillos, en donde se destacaba las bondades de fumar y del atractivo sexual que provoca esa costumbre. Hace unos días encontré el artículo con el que comienzo la entrada de hoy y de inmediato me puse a buscar más material. Curiosamente, no me costó mucho encontrar una gran cantidad de imágenes. Desde recortes de periódicos, artículos, publicidades y hasta viñetas de historietas que promovían estas formas de castigo justificándolas de uno u otro modo.

tumblr_n1a2hp7WZo1suzvb1o1_1280¿Tiene una mujer gruñona? ¡Castíguela!

Aunque falta mucho camino por recorrer, creo que hemos avanzado algo en este aspecto; al menos en occidente. Creo que en los países musulmanes va a llevar algo más de tiempo sacarlos del medioevo donde están estancados. Y un pequeño pedido para las feministas desbocadas: cuídense, queridas amigas, de extrapolar estas imágenes de manera ligera y arbitraria; si bien esto pasaba no hace mucho tiempo atrás, los hombres de hoy somos otros estamos con ustedes en esta lucha por erradicar costumbres como éstas. Peleemos juntos, no unos contra otros; y que estas imágenes sirvan como pequeño adelanto de un breve libro de historia, no como pruebas en una corte o juzgado.

La siguiente galería contiene imágenes en inglés; no las traduje porque la entrada sería excesivamente larga y porque creo que no es necesario. El punto está probado. Para ver las imágenes en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas.

 

Las Tres G’s

Esto lo encontré en un libro llamado The Book Of Numbered Lists, de Gwen Foss (Perigee Books, 1º Ed., 1998; Pág. 21). El libro en sí no es más que la recopilación de datos en forma de listas para referencia o -y supongo que éste es el uso más común de este tipo de libros- como mera curiosidad.
Y entre las muchas curiosidades que posee me detuve en ésta:

3g

Para quienes no leen inglés les comento que según el folklore norteamericano éstas son las tres G’s que han hecho grande a América (“América”, por supuesto, la de ellos):

1. God (Dios)
2. Guns (Armas)
3. Guts (“Entrañas”; “Tripas”; “Cojones”)

Da gusto ver que la gente sigue permitiéndose hacer de Dios lo que se le antoja. Ahora podemos entender el porqué de las actitudes del bendito país del norte.
Estoy de acuerdo con ellos solo en parte: Sí creo que tienen a Dios de parte de ellos (después de todo, ¿No lo tiene todo el mundo? Pregúntenle a cualquier creyente y después me cuentan: Dios siempre está de SU lado y quien piense diferente está irremediablemente equivocado, además de perdido). Sí creo que tienen las armas; después de todo son el país que más armas fabrica, así que sería estúpido que ellos no fueran quienes se quedaran con la mayor cantidad y las de mejor calidad.
En lo que no estoy de acuerdo es en lo de las “Entrañas”. No creo que sean tan machos como ellos mismos creen después de ver una peliculita de Stallone o de Schwarzenneger; pero esto es solo una opinión, nada más.
Se me ocurre que podrían poner un cuarto término a la serie: “Gusanos” no estaría mal, pero no vale porque es una palabra en español; y como dijo hace unos años un imbécil de cuyo nombre no quiero acordarme en la revista Vanity Fair: “El español es un idioma de sirvientes”; y ya se sabe, los sirvientes no tenemos Dios, ni Armas, ni Entrañas.

La antidemocracia.

menores-condenados-eeuu

EEUU tiene a 79 niños con menos de 14 años condenados a cadena perpetua, reza el título de un artículo que acabo de encontrar gracias a alguien que piensa de manera totalmente opuesta a la mía. Según él, esto es lo que debería aplicarse a nuestro país para acabar con la inseguridad etc., etc., etc. Yo creo que esto no puede aplicarse en ningún país que se pretenda civilizado.

Transcribo algunos fragmentos del artículo, el cual pueden leer completo aquí.

“Casi dos tercios de los miles de menores condenados a cadena perpetua son de color y 175 niñas, algunos de los cuales llevan más de media vida encerrados.La Corte Suprema, el más alto tribunal de EEUU, declaró inconstitucional en mayo esta pena a menores, pero 29 estados todavía lo establecen por ley.”

Primera observación: esta pena es inconstitucional, pero más de la mitad de los estados hace caso omiso de ello. Es decir que el país que hace gala de respeto a la ley y toda esa publicidad promiscua es el primero en violarla (y eso que entro en el tema de las leyes internacionales).

31

“En la actualidad, 79 presos con menos de 14 años se encuentran cumpliendo cadena perpetua sin posibilidad de excarcelación, de los casi 2.500 menores condenados en el país a estar toda su vida en una cárcel, según cifras de Human Right Watch, un 16,4% del total de presos.”

Los números hablan por sí mismos, así que no voy a comentar nada al respecto. Sigo leyendo el artículo y me parece digno de ser copiado casi en su totalidad, pero para no extenderme demasiado me remito al último párrafo:

“De nada sirvió una iniciativa popular que recogió más de 190.000 firmas en todo el país para que sea juzgado como lo que es, un menor. [Esto es en referencia al caso de Cristian Fernández, el niño que se ve en la foto que ilustra el post y el último caso de un menor juzgado como adulto]. “Tenemos que proteger a la sociedad de este individuo. Aplicar la pena máxima a un niño de 12 años es algo muy triste, pero es la única medida legal que tenemos para asegurar la seguridad de los ciudadanos”, aseguraban los responsables de la acusación contra el menor.”

El argumento clásico de que “debemos proteger a la sociedad” y demás tiene más agujeros que un queso gruyere. Es el mismo argumento que se usa para invadir a un país extranjero o para torturar a civiles en prisiones secretas a lo largo de todo el mundo. Estados Unidos es, cada día más, el mejor ejemplo de la antidemocracia, del neofascismo que, de no ser detenido, será la gran plaga del siglo XXI.

aqui-es-donde-voy-a-estar-cuando-muera-estados-unidos-menores-condenados-a-cadena-perpetua-