Consume hasta morir

“Todo lo que se come de más se quita del estómago de los pobres” Dijo alguna vez el Mahatma Ghandi. Se refería, claro está, a una sencilla ecuación económica: Si sólo comemos lo necesario, no necesitamos comprar tantos alimentos, por lo tanto, si TODOS actuamos de esa manera, habrá menos demanda, lo cual significa que la oferta de productos será mayor y, como todos saben o deberían saber, a mayor oferta y menor demanda, el precio baja; por lo tanto, la gente de menores recursos puede acceder a más y mejores alimentos.

Ahora bien, el párrafo anterior es sólo tangencial con respecto al tema que quiero tratar hoy. El cual es la publicidad actual. Últimamente he visto una gran cantidad de publicidad de los mismos productos de siempre, pero ahora todas ellas –no importa del producto que se trate–, tienen algo en común: todas ellas nos prometen una compra limpia y ecológica.

Antes, cada publicidad nos hablaba de las virtudes de un producto, ahora no solo eso; sino que también nos dice que estamos ayudando al planeta. Sabiendo que la ecología es un tema importante hoy, nos quieren hacer creer que además de comprar, estamos siendo buenos ejemplos de individuos sociales y responsables.

Quienes llegan hasta este sitio provienen de diferentes partes del mundo, así que cada cual debería prestarle atención a las publicidades de su país; pero estoy seguro de que, en líneas generales, se encontrarán con ejemplos parecidos a lo que ocurre aquí en Argentina: las baterías Duracell nos aseguran 650 fotografías (como duran más, se desperdician menos), las petroleras nos aseguran menor contaminación, al igual que la industria automovilística; Starbucks nos promete que, con cada taza de café accedemos a un café natural y que, además, siempre pagan lo adecuado a los proveedores de Sudamérica. Los detergentes, cremas, desodorantes y otros productos de limpieza (además de eliminar el 99,98% de los gérmenes, el cual es tema para otro post), se hacen a base de elementos biodegradables, etc., etc., etc.

Las publicidades, como siempre, sólo tratan de engañarnos. La realidad es que las mejores baterías son las recargables (cuestan cuatro veces más, pero duran entre 20 y 30 veces lo que una batería común); con respecto a los automóviles, lo mejor es usarlos en la justa medida, es decir cuando es necesario y es bien sabido que ya la tecnología les permitiría comercializar autos realmente ecológicos; y así podemos seguir con todos y cada uno de los productos que vemos día a día.

El objetivo de la publicidad es hacernos comprar todo y de todo, aun aquello que no necesitamos; así que aquí es cuando entra a cobrar sentido aquella frase de Ghandi con la que comencé el post. No sólo deberíamos aplicarla a los alimentos, sino a todo aquello que nos rodea en estos tiempos modernos. Comprar lo necesario y en la menor cantidad posible.

Anuncios

13 comentarios el “Consume hasta morir

  1. gaviotasinamor dice:

    Ahora vuelvo llaman a la puerta,un post muy interesante

    Me gusta

  2. Dessjuest dice:

    De hecho la publicidad hace tiempo que va más a hacernos sentir que necesitamos algo sin que realmente lo necesitemos.

    Sobre todo en la teletienda, primero se nos evidencia que tenemos una necesidad, “¿harto de cocinar tras llegar del trabajo?”, “aquí tienen el cocineitor 2000”, en realidad no necesitamos el cocineitor de las pelotas, pero nos lo venden como algo que va a hacernos la vida mejor, luego no lo usarás nunca.

    La vida da que aqui, en España, como andamos en plena crisis, cada vez miramos más y más lo que compramos, cómo lo compramos y dónde lo compramos.

    Me gusta

    • teclalinda dice:

      en España, como andamos en plena crisis, cada vez miramos más y más lo que compramos, cómo lo compramos y dónde lo compramos.
      bbuuuaaa !!! cierto muy cierto , al final comprar en segunda mano es donde hecho eso mismo mano , de un portátil ” nuevo “, que aun así no esta nada mal tiene garantía de un año .. este ya esta “pa” jubilarlo .. un saludo

      Me gusta

    • Borgeano dice:

      No deja de ser una buena oportunidad para aprender qués es lo realmente importante y necesario; aunque cuando los problemas pasan la mayoría vuelve a su rutina consumista.

      Me gusta

      • gaviotasinamor dice:

        La verdad que nos meten las cosas por lo ojos con la publicidad, aunque muchas cosas no sirvan para nada! la cuestio´n es consumir, Borgeano, me quedo con la sabia frase de Mahatma Ghandi

        “Todo lo que se come de más se quita del estómago de los pobres”
        En mi blog tienes un regalo bueno todos mis amigos lo tienen
        Un beso

        Me gusta

  3. teclalinda dice:

    un spot muy bueno saludos

    Me gusta

  4. alterfines dice:

    Perdóname, amigo, pero no me ha quedado más remedio que concederte este pequeño galardón:

    http://alterfines.wordpress.com/2012/09/25/versatil-que-dicen-es-uno/

    Tu diario me gusta, y deseo que la gente lo sepa.

    Un abrazo.

    Me gusta

  5. Está claro que yo sigo estando en Spam. Pero lo importante es seguir.

    Me gusta

  6. Juan dice:

    No querría yo enarbolar bandera contra tan sabio criterio. Sólo por no sobre explotar los recursos de que disponemos, ya sería una medida loable.

    Pero…

    “…a mayor oferta y menor demanda, el precio baja; por lo tanto, la gente de menores recursos puede acceder a más y mejores alimentos.”

    Pero aquí falla la premisa: a menor demanda, se destruye el producto, para que los precios no bajen. Es una regla sencilla… sencillamente atroz.

    En fin, que llegado aquí de la mano de nuestro estimado Alterio, lo primero que hago es anular una premisa. Espero no sea un acto poco honorable para una primera visita a estos bien ordenados salones.

    Saludos

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Estimado Juan, primer punto: me disculpo por no haber respondido tu comentario antes, se encontraba en la carpeta de Spam y una amiga acaba de hacérmelo notar, de lo cual se deduce que, quien esto escribe, no es muy dúctil en materia de informática. Reitero mis disculpas, trato de responder a todos los comentarios que me llegan ya que, si alguien se tomó el trabajo de escribirlos, me parece una descortesía no responderlos; y nunca fue esa mi intención.
      En cuanto al punto que tratas en tu comentario, estoy de acuerdo; es totalmente acertado; pero mi intención fue usar esa premisa como punto de partida de una metodología ética y, a partir de allí, práctica. En estos tiempos de capitalismo salvaje es más realista lo que tú dices; de hecho, aquí en Argentina eso ha ocurrido (recientemente) de manera literal. Ciertos productores, al no lograr el precio que pedían, han arrojado a la carretera centenares de miles de litros de leche y toneladas de granos. Lo cual, dicho sea de paso, para mí debería ser considerado un delito de lesa humanidad.
      Juan, reitero mis disculpas por la demora en responder.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s