Describe la lengua del pájaro carpintero…

.

Hace unos días terminé de leer la biografía de Leonardo da Vinci de Walter Isaacson. El libro es más que interesante porque Isaacson se basa en los cuadernos de notas de Leonardo, los cuales brindan muchísimo material para intentar (al menos intentar) acercarse a los aspectos más creativos de Leonardo. Por supuesto que hay sitio para analizar sus pinturas y sus numerosísimos trabajos como ingeniero e inventor y también para los datos más relevantes de su vida personal; pero creo que centrarse en los aspectos más creativos de un personaje único como Leonardo fue una jugada más que inteligente. Dejo una página, a modo de ejemplo:

«Mi punto de partida para este libro no fueron las obras maestras de Leonardo, sino sus cuadernos. Creo que su mente se refleja mejor en las más de siete mil doscientas páginas de notas y garabatos suyos que, de forma milagrosa, se han conservado hasta hoy. […]

Mis perlas favoritas, entresacadas de sus cuadernos, son sus listas de tareas pendientes, que destellan curiosidad. Una de ellas, que data de la década de 1490, cuando Leonardo se hallaba en Milán, consiste en la lista de lo que quiere aprender ese día. «Medidas de Milán y aledaños» es la primera entrada, que obedece a un fin práctico, como revela una entrada posterior en la lista: «Dibuja Milán». Otras le muestran buscando sin cesar a personas de las que obtener información: «Haz que el maestro de aritmética te muestre cómo cuadrar un triángulo. […] Pregunta a Giannino el bombardero cómo se hicieron las murallas de Ferrara sin foso. […] Pregunta a Benedetto Portinari por qué medios corren sobre el hielo en Flandes. […] Encuentra a un maestro de hidráulica y que te diga cómo se repara una acequia y cuánto cuesta la reparación de una esclusa, un canal y un molino a la lombarda. […] [Pregunta] las medidas del sol que prometió darme el maestro Giovanni, francés». Resulta insaciable.

Una y otra vez, año tras año, Leonardo enumera todo lo que tiene que hacer y aprender. Algunas anotaciones implican el tipo de observación atenta que la mayoría de nosotros no solemos hacer. «Observemos el pie del ganso: si estuviera siempre abierto o siempre cerrado no podría hacer ningún movimiento». Otras implican preguntas del tipo «Por qué el cielo es azul?», sobre fenómenos tan comunes que en raras ocasiones nos paramos a preguntarnos por ellos: «Por qué el pez en el agua es más rápido que el ave en el aire cuando debería ser lo contrario, puesto que el agua es más pesada que el aire?».

Lo mejor de todo son las preguntas que parecen surgir al azar: «Describe la lengua del pájaro carpintero», se ordena a sí mismo. ¿Quién demonios decide un buen día, sin ningún motivo, que quiere saber cómo es la lengua del pájaro carpintero? ¿Y cómo averiguarlo? No constituye una información que Leonardo necesitara para pintar un cuadro o para entender el vuelo de las aves. Sin embargo, ahí está y, como veremos, existen elementos fascinantes que aprender sobre la lengua del pájaro carpintero. Quería saberlo porque era Leonardo: curioso, apasionado y siempre lleno de asombro.

También tenemos esta extrañísima entrada: «Ve todos los sábados a los baños, donde verás a hombres desnudos». Podemos suponer que Leonardo quisiera acudir por razones anatómicas y estéticas. Pero ¿debía anotarlo para recordarlo? El siguiente punto de la lista es: «Hinchar los pulmones de un cerdo y comprobar si aumentan de anchura y longitud, o solo de anchura». Como escribió el crítico de arte neoyorquino Adam Gopnik, «Leonardo sigue siendo un bicho raro, rarísimo, y punto».

.

Los tres volúmenes del Codex Foster, de Leonardo da Vinci. – MSL/1876/Forster/141. © Victoria and Albert Museum, London

14 comentarios el “Describe la lengua del pájaro carpintero…

  1. […] Describe la lengua del pájaro carpintero… — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

  2. Una mente insaciable, un niño acabado de nacer con ansías insoportables de saber…un ejemplo que nos dice que nunca llegaremos a saberlo todo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Ése es el punto central de la creatividad de Leonardo, ya considerado por sí mismo y refrendado por todos los que lo estudiaron: el tipo tenía una curiosidad inagotable. La tesis de Isaacson es que el genio se hace, no se nace; es decir, Leonardo tenía talento, sin duda, pero sin haberlo trabajado, sería uno más entre muchos; y la clave era la curiosidad. una y otra vez se vuelve sobre ese tema a lo largo de todo el libro.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Gilgamest2020 dice:

    Me gustarìa leerla, haces unos comentarios interesantes. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es una biografía por demás interesante, Gilgamest; como digo siempre, no soy de recomendar libros pero, si a través de mis palabras fomento la curiosidad en los demás, pues me alegro mucho por ello.
      Esta es, sin duda, una buena biografía, la cual se centra, como dije en la entrada, en los cuadernos más que en cualquier otra cosa y en qué es lo que hizo de Leonardo alguien tan creativo. Lo más curioso de todo es que no es algo fuera de este mundo, por el contrario, es algo que todos tenemos a mano y que podríamos hacer todos los días.
      Al final del libro hay una serie de incisos que hablan de estas cosas. Veré si puedo condensarlas (porque son cinco o seis páginas, por lo menos).

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. es extraordinario lo que logro visualizar Leonardo, gracias por permitirnos adentrarnos en su visión a través de este post

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Muchas gracias, Ariadne. Hay dos o tres cosas más de esta biografía que me parecen muy interesantes como para compartirlas; veré si puedo condensarlas para poder subirlas aquí (bueno, estoy siendo algo torpe. Tratándose de Leonardo no hay cosa que no sea interesante; pero no puedo transcribir todo el libro…).

      Un abrazo.

      Me gusta

  5. Gracias por la propuesta, amigo. Será un placer leer este libro según tu reseña.
    Un fuerte abarzo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es una más que interesante biografía, Isabel; la cual creo que sería de tu agrado. No sólo por lo que implica Leonardo, con todo el atractivo que su figura contiene, sino porque sé que te interesan los procesos creativos y en eso se basa, más que nada, este libro. Creo que a cualquier poeta le vendrían de maravilla los consejos de Leonardo sobre cómo mirar. Sólo eso: cómo mirar. Cuando iba leyéndolo sentí que nunca había visto las cosas como realmente son… (veré si en algún momento puedo sintetizar esas enseñanzas que ocupan muchas páginas de esta biografía).

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  6. Todo genio bebe de la curiosidad, y Leonardo se pregunta y pregunta, y en el recorrido hacia el conocimiento nos deja esas perlas maravillosas. No nos queda a nosotros más que la admiración por tan magna obra.

    Un cálido abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Exacto: la curiosidad es la madre de todo conocimiento y Leonardo lo tenía (y lo desarrollaba) con creces. De hecho, esa es la tesis sobre la que se basa Isaacson: todos podemos acercarnos a él, en alguna medida; sólo debemos abrir las puertas de la curiosidad sin tener vergüenza alguna en hacerlo.
      No es, en absoluto, una idea descabellada.

      Un cálido abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s